Jue03212019

Last update11:17:23

Back EUA AP Mahomes y los Chiefs, por acabar con una maldición de casi tres décadas

Mahomes y los Chiefs, por acabar con una maldición de casi tres décadas

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

chiefs09El estelar mariscal de campo Patrick Mahomes y los Kansas City Chiefs buscarán este sábado acabar con una sequía de 26 años en los playoffs, cuando se enfrenten a los Indianapolis Colts en el primer encuentro de las rondas divisionales de la NFL.

Mahomes ni siquiera había nacido cuando los Chiefs aseguraron su último triunfo en casa en la postemporada, en 1993, al vencer 27-24 a los Pittsburgh Steelers.

Desde entonces, el cuadro de Kansas City ha perdido seis juegos consecutivos en su feudo en los playoffs, el último la campaña pasada, con un sonoro tropiezo 21-22 ante los Tennessee Titans.

Pero entonces, Mahomes aguardaba su oportunidad en el banco y, ahora, el quarterback se ha convertido en un firme candidato al MVP al dirigir al mejor ataque de la competición, que promedió 35,3 puntos por partido durante la temporada regular.

"Eso queda todo en el pasado. Todos nosotros, estamos aquí ahora. Estamos centrados en el presente. Sentimos que tenemos un equipo diferente, que podemos salir ahí y ganar un gran partido de football", dijo Mahomes durante la semana.

A lo largo de esta campaña, el QB de 23 años ha demostrado que no le pesa la presión a pesar de su juventud, y se ha erigido como una de las principales figuras de la liga en su primer curso como titular indiscutible.

"Este es mi primer partido de playoffs. Estoy emocionado simplemente por estar aquí y, al mismo tiempo, tener la oportunidad de salir ahí fuera y ganar encuentros como este", señaló.

A pesar del optimismo de un año histórico, los aficionados de los Chiefs aún recuerdan cómo su escuadra sucumbió ante los Colts en los playoffs de 2013, cuando Indianápolis le dio la vuelta a un 10-38 en contra para acabar imponiéndose 45-44, en un insipirado juego del mariscal Andrew Luck.

Seis años después, Luck sigue siendo el timonel del ataque de los Colts luego de dos temporadas apartado de la competición por severas lesiones.

A sus 29 años, Luck regresó al campo en septiembre luego de 616 días ausente por problemas en su hombro y, tras un gris inicio de campaña (1-5), los Colts salieron a flote y emergieron como uno de los conjuntos más en forma de la NFL al haber ganado 10 de sus últimos 11 partidos.

El ganador del juego del sábado se medirá en la final de la Conferencia Americana (AFC) a los New England Patriots o a Los Angeles Chargers, los otros dos equipos en liza en la AFC y que se verán las caras el domingo.

- "Miedo en el corazón" -

En la Conferencia Nacional (NFC), otro de los favoritos, Los Angeles Rams, chocará contra los Dallas Cowboys el sábado en la ciudad californiana.

Los Rams cuentan con el segundo mejor ataque, solo por detrás del de los Chiefs, con un promedio que supera los 32 puntos por choque.

Sin embargo, los angelinos tendrán enfrente a la mejor defensa de todas las que quedan con vida en la competición.

Los Cowboys, con la séptima mejor retaguardia durante la temporada regular, ha basado sus éxitos en ese lado del campo debido a su irregularidad en la parcela ofensiva, reflejada en un Dak Prescott lleno de altibajos.

El defensive end de Dallas, DeMarcus Lawrence, aseguró que está listo para darle una dura bienvenida a los playoffs al joven quarterback local Jared Goff.

"Es un quarterback y no me gustan los quarterback. Empiezo cada semana queriendo quedarme con el alma del quarterback rival. Miras a los ojos al hombre que tienes enfrente y ves que su corazón siente miedo. Ahí es cuando sabes que le tienes. Así es como yo juego y así es como vamos a dictar el curso del partido", apuntó.

El ganador del sábado se medirá rumbo a la Super Bowl al vencedor del otro juego divisional entre los Philadelphia Eagles, los vigentes campeones de la NFL, y los favoritos New Orleans Saints.

 

articulos

Y llegaron los noventas

Como un preludio alusivo del fin de milenio, llegaba la ultima década del siglo XX con unos años noventas que verían el cambio total que sufrió nuestro país y nuestro fútbol americano.