Dom01172021

Last update11:11:07

Elegir a un coach acertado: Una decisión que cambia a una organización

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

¿Cuantas organizaciones hemos visto caer a los últimos niveles de competencia después de tener verdaderos imperios futbolísticos a causa de una mala decisión en la contratación del entrenador en jefe o de manera inversa levantarse de la nada en pocos años después de la contratación de un nuevo entrenador?

Definitivamente la decisión más difícil para una escuela o club, de la cual dependerá el futuro del equipo y de la organización en general es la contratación del entrenador en jefe.

Para algunas organizaciones esta decisión va de la mano con la autoridad más alta que haya en la misma (como la lógica indica que debería de ser), pero para otras simplemente es una decisión que prefieren relegar a una autoridad inferior y le dejan la decisión a un grupo de personas sin conocimientos amplios de lo que significa ser un head coach y simplemente verán por sacar su trabajo momentáneamente. Además que por lo regular serán o enganchadas por algún ex jugador sin experiencia como entrenador o simplemente elegirán al entrenador que mejor les convenga en la situación particular sin ver realmente por el futuro de la escuadra, ni imaginar siquiera el futuro que están forjando por una pésima decisión.

Para que una organización pueda hacer una elección acertada de entrenador en jefe, lo primero que se deberá de tomar en cuenta es el resultado, un auto análisis sobre cual será el objetivo general de su programa, determinar claramente para que existe y que compromiso tendrá la misma escuela o club con el programa, estando claramente convencidos de que en la misma proporción que lo apoyen, serán las metas que logren alcanzar.

Una vez determinada esa situación, entonces si se podrá tener en mente la contratación de un head coach que cumpla con las expectativas proyectadas.

Por segundo termino, como organización se deberá de tener varias metas trazadas a corto, mediano y largo plazo, las cuales serán responsabilidad del head coach desarrollar y coordinar con el personal que el decida contratar, sin olvidar nunca el objetivo principal del programa.

El tercer punto es el decidir por la personal adecuada. Para este punto se recomiendan varias circunstancias a considerar.

La más importante es enfocarse claramente en las edades de los jugadores a coachear, porque el perfil de cada entrenador dependerá de la edad del muchacho. No es lo mismo coachear a niños, que a jugadores de liga mayor, y no nos referimos simplemente a los conocimientos de la disciplina en si, sino en los conceptos morales y éticos que deberán de manejarse, junto con un lenguaje diferente al de un adolescente o de un hombre de edad mayor.

Pero enfoquémonos a la contratación de un head coach de liga mayor.

La idea de que un gran ex jugador será un gran entrenador cuando tenga la oportunidad es totalmente falsa, ya que el ser entrenador es una carrera totalmente opuesta a la de un jugador, el ser coach es prepararse en clínicas, estudiar en casa y oficinas, desarrollar en campos lo aprendido, experimentar y valorar programas para poder mejorarlos o corregirlos si fuera necesario y un sin fin de circunstancias y actividades que un jugador muchas veces ni nota, pero por desgracia esa idea prevalece en muchos directivos y aficionados que se casan con esa idea y contratan a individuos alejados del fútbol americano por años, pero que tienen un currículo deportivo impresionante.

Si el contrato fuera para que el ex jugador volviera a los emparrillados, pues todavía así seria tema de discusión, ya que el tiempo hace mella en cualquier ser humano, aunque algunos se nieguen a aceptarlo, pero si es para encargarse de una organización en general, será claro que en menos de dos años se tendrá que volverá comenzar con un nuevo head coach.

Para contratar a un head coach lo que se debe de valorar son sus resultados como entrenador en los diferentes equipos en los que ha participado. Si ya fue head coach, entonces ver su balance de juegos ganados y perdidos y si solo ha sido coordinador ver sus números estadísticos logrados durante sus temporadas anteriores, sin enfocarse tanto a si el equipo gano o perdió.

A estos números se le sumará un factor muy importante que determinara la calidad del entrenador: verificar bajo que circunstancias logro sus resultados anteriores.

Si estas eran excelentes por parte de la institución que lo tenia contratado y el entrenador tuvo todo el apoyo, tal vez ese era su trabajo y los buenos números no nos dan un parámetro tan realista, ya que se podría decir que simplemente siguió con la inercia de la organización, obligándonos a buscar otros parámetros de calificación, pero si las circunstancias eran adversas y aun así la temporada fue positiva en un balance general, entonces es mas sencillo ya que eso indicara que el entrenador es positivo.

Otros puntos de suma importancia para la contratación de un head coach es el verificar el trato que ha dado a sus ex pupilos y que conceptos morales ha manejado a través de su carrera, incluyendo la disponibilidad que ha tenido para adaptarse a la filosofía y administración de su antigua institución, ya que un buen entrenador debe de adaptarse a la filosofía de la escuela y no la escuela a la filosofía del entrenador.

En cuestión de sistemas de juego, el head coach deberá de implantar los sistemas tanto ofensivos como defensivos, creando toda una filosofía de juego del equipo, y el trabajo de sus coordinadores será el desarrollarlos en el campo de practicas y dirigirlos en el transcurso de los encuentros, basados en el planteamiento que desarrolle el mismo head coach, ya que cuando el equipo pierda, nunca se volteara a criticar al coordinador, sino al head Coach, por lo cual la responsabilidad es 100% de el y como tal deberá de estar capacitado para tal situación.

Por ultimo, el head coach deberá de dedicarse simplemente a coachear y dejar las cuestiones administrativas a la autoridad responsable, ya que ahí es donde empiezan los grandes problemas de muchos entrenadores, los cuales confunden el “administrar al equipo”, con querer administrar los recursos del equipo, lo cuales son el principal trabajo de la organización contratante y lo ideal seria para el equipo y entrenadores, es que ambas partes firmaran una cláusula en el contrato en la cual se especifique que los resultados dependerán en gran parte del apoyo que se reciba por el lado de la parte contratante, aclarando lógicamente que las exigencias, metas y logros obtenidos serán en proporción al apoyo que se le de al programa.

Así ambas partes se encuentran protegidas y se evitaran muchos problemas que a la larga solo serán dañinos para el fútbol americano en general.