Sáb10242020

Last update11:11:07

Línea defensiva: un perfil de jugador diferente

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Dentro del fútbol americano hay algunas posiciones que son mas notorias que otras, haciendo que los focos de atención sean puestos hacia los jugadores que manejan el balón de juego constantemente como los corredores, QB’s y receptores, pero hay algunas posiciones que no son tan llamativas para el ojo de espectador, pero que a nivel de juego y coacheo se “sienten” mas durante todo el desarrollo del encuentro.

Una de ellas es la posición de liniero defensivo, a la cual dedicaremos en esta ocasión un pequeño análisis del perfil mental necesario para poder desarrollarla a la perfección y del efecto que causa sobre el desarrollo de un encuentro.

Lo primero que deberá de tener un Liniero defensivo y que será el factor determinante que lo caracterizara y sacara adelante en los encuentros en los que participe, será la rudeza mental, elevada a sus más altos parámetros.

La rudeza mental es la fuerza espiritual del jugador de fútbol americano, así como de cualquier individuo en general, es lo que lo obliga a salir adelante al momento de sentir cansancio, fatiga, dolor, desesperación. En pocas palabras, es el motor de todo individuo triunfador en la vida cotidiana.

Las personas con poca rudeza mental son las que se rinden ante cualquier situación, se cansan de intentar algo, se vencen ante el dolor, y por lo regular terminan fracasando en cualquier acción que emprendan.

Un liniero defensivo deberá de tener un elevado grado de rudeza mental para salir delante de todas las circunstancias que se viven en un encuentro de fútbol americano, logrando así superar inconvenientes como fracturas, torceduras, esguinces, desgarres, errores, etc.

Su umbral del dolor es diferente al de los demás jugadores del equipo. Un tackle defensivo siempre deberá de estar dispuesto a embestir, sea bajo la circunstancia que sea: después de una persecución de 80 yardas, después de una torcedura de tobillo, una fractura de manos o dedos, una dislocación de hombros o de codo, desgarres, vaya ganando o vaya perdiendo, este lloviendo o cayendo nieve, estando bajo 40 grados bajo el sol etc., etc., siempre y cuando la lesión o circunstancia vivida entre dentro de los parámetros humanamente razonables….……..y mas aun, cuando esto no sea así.

Eso diferencia a un liniero defensivo de los demás jugadores del equipo. Además de todo, su sentido del orgullo y pertenencia al grupo serán altos y respetados como códigos de ética, así como sus parámetros de respeto deberán de permitirle el disciplinarse a las reglas de su entrenador y del juego en general, obligándolo a realizar un trabajo pocas veces reconocido mas que por sus oponentes, que les toca lidiar con el durante cada encuentro.

Además, un liniero defensivo debe de ser el pilar secreto de una excelente unidad defensiva. Su trabajo se ve reflejado en cada jugada del encuentro, rompiendo o apresurando el ritmo de los pasos ofensivos y logrando por consecuencia jugadas ofensivas rotas o de mala ejecución.

Su labor es embestir, destrozar, apresurar, bajo cualquier circunstancia, bajo cualquier sistema de juego, sea de lectura, de barrido, de ataque, su misión sigue siendo la misma, destrozar las jugadas de la unidad ofensiva en turno.

Si el tackle defensivo presiona al quarterback, el pase será malo y ayudara a los profundos a interceptar el balón o cubrir a su oponente efectivamente, si domina a su oponente sea centro, guard o tackle los coordinadores ofensivos se verán obligados a cambiar o modificar sus planes de juego y bloqueos ofensivos. Si el liniero defensivo es dominante, automáticamente tendremos linebackers dominantes, al estar libres para hacer la tackleada, ya que el ofensivo estará ocupado en bloquear al liniero antes que allinebacker.

Ser liniero defensivo es simplemente ser un verdadero salvaje dentro del emparrillado, intimidante a la hora de entrar al emparrillado, nunca por vencido, nunca cansado, nunca con la cara abajo, así de simple se define esta posición.

Con los años, el prototipo de jugador de línea ha cambiado según las tendenencias del juego ofensivo, obligando a los buscadores de talento a buscar hombres más rápidos a la reacción que antaño, además de que ahora los linieros defensivos deben de ser más altos para poder tener visión sobre los jugadores de línea ofensiva.

La explosión y reacción en la línea es un factor determinante para poder ganar el contacto al oponente, por lo cual aquella idea de que los tackles deberían de ser hombres grandotes y pesados, aunque fueran algo lentos y torpes ha quedado en el olvido.

Otro factor que se busca con gran esmero es el equilibrio que pueda tener un hombre de esa estatura. Si el jugador tiene equilibrio, automáticamente puede hacer jugadas grandes al escaparse del bloqueo, tal vez trastabillar y todavía recuperarse para hacer la tackleada a 20 metros de distancia de su lugar original de la línea de scrimmage.
A través de la historia grandes jugadores han hecho de esta posición un verdadero ejemplo a seguir, dando muestras de valor y coraje al jugar semana a semana, de una manera excelente bajo todas las circunstancias citadas, siendo unos verdaderos “salvajes” dentro del emparrillado en el que se encuentren.