Sáb10242020

Last update11:11:07

Knute Rockne: la leyenda de Notre Dame

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

En una escena de la película de Rudy (la cual es basada en hechos reales), cuando él entra por primera vez al vestidor de los Irlandeses peleadores como empleado de mantenimiento, queda impresionado al respirar el ambiente que siente al entrar, imaginando la magia que guarda ese lugar impregnado de todo tipo de emociones y que ha visto pasar a todas las generaciones de jugadores del histórico equipo por mas de ocho décadas.

En ese momento, Rudy voltea hacia cierta pared y encuentra una placa conmemorativa de una frase muy significativa para los jugadores y exjugadores del legendario equipo: "Me tengo que ir Rock. Esta bien, no tengo miedo...... sabes que?, cuando las cosas no estén bien, y todo este en contra del equipo, diles que lo den todo y que ganen uno por "Gipper". No sé en donde estaré para entonces Rock..., pero sabré del triunfo y me alegraré".

Tal ves en ese momento, los que no estamos empapados de la historia del equipo de Notre Dame, desconocimos el significado de la histórica frase y no entendimos el porque de la emoción de Rudy al leerla en voz alta.

Para saber un poco mas de la historia, bastara con leer un poco del origen de esta frase, en la cual el ex entrenador de los Irlandeses, Knute Rockne fue el intermediario entre el equipo y su creador:

George Gipp, excelente jugador del equipo y que fue pieza clave en el desarrollo de las grandes temporadas que había dado Notre Dame en la segunda década del siglo pasado, se encontraba en su lecho de muerte aquel frió 14 de diciembre de 1920. A tan sólo dos semanas de que había sido seleccionado por Walter Camp (Conocido como el padre del fútbol americano), como el primer jugador de los "Peleadores Irlandeses", llamado al equipo ideal de toda la nación conocido desde aquel entonces como "All-American".

Por desgracia para él y en general para el fútbol americano colegial, Gipps había contraído una enfermedad infecciosa en la garganta que sin querer se complico debido a su intervención en el juego que ganaron ante la Universidad de Northwestern, llevándolo hasta ese trágico momento.

Antes de fallecer, Gipps llamo al coach Knute Rockne y le dijo a manera de despedida: "Me tengo que ir Rock. Esta bien, no tengo miedo..... sabes que?, Cuando las cosas no estén bien, y todo este en contra del equipo, diles que lo den todo y que ganen uno por "Gipper". No sé en donde estaré para entonces Rock, pero sabré del triunfo y me alegraré".

Sin saberlo, Gipps se aseguró en ese momento un lugar privilegiado en los acervos de la historia del equipo y el fútbol americano al pronunciar la citada frase.
El coach Rockne guardo esta frase en su memoria, pero sobre todo en su corazón, sin saber si algún día volvería a pronunciárselas a alguien.

Los años pasaron y no fue sino hasta ocho años después, el día 10 de noviembre de 1928, cuando Notre Dame viajo a NY a enfrentar al invicto equipo de la ARMY y Rockne, considero prudente dar el mensaje de despedida que le dio Gipper sus jugadores. Notre Dame había tenido un inicio de temporada regular perdiendo 2 de sus 6 primeros juegos debido a lesiones en sus jugadores claves, situación que los obligaba a ganar ese partido para mantenerse en la lucha del campeonato de aquel año.

De acuerdo a Francis Wallace del diario "New York News", Rockne dijo a sus jugadores antes del juego: "Un día antes de que falleciera, George Gipp me pidió que esperara hasta que sintiera que no teníamos esperanzas, y me dijo que Notre Dame le ganará al Ejército por él. Este es el día y ustedes son el equipo".

Totalmente motivados, Notre Dame ganó el partido 12-6 gracias a un par de touchdonws en el segundo medio. Jack Chevigny anotó el primero en un acarreo de una yarda y luego de la jugada, dijo a sus compañeros: "Este fue para Gipper".
Leyendas como esta encierran la vida de Rockne, un empedernido impulsor del fútbol Americano de su época, quien también encontró su muerte drásticamente al estrellarse el avión Fokker F-10A 599 en el que viajaba cuando se dirigía de Kansas a la ciudad de Los Ángeles California, a una cita con ciertos productores de cine interesados en hacer una película de fútbol americano.

Rockne dejo un gran legado en el equipo, ya que desde su época de jugador y capitán de los Irlandeses en el año de 1913, se caracterizaba por ser un gran atleta, posteriormente como entrenador, trabajo como asistente del Head coach Jesse Harper, y cuando este se retiró después de la temporada de1917, Rockne fue nombrado su sucesor.

Debido a sus estudios de Química, y usando sus conocimientos en medicina y anatomía diseño sus propias utilerias, reduciendo la cantidad de bulto y peso que usaban en aquel entonces. Tuvo en sus manos el cambiar la tela de las clásicas fundas de satín usando seda, lo cual redujo la resistencia al viento de los jugadores dando así una revolución a la época.

Bajo la tutela de Rockne, Notre Dame se convirtió repentinamente en una potencia nacional, siendo nombrado por una gran cantidad de patrióticos individuos como el equipo de América, quienes veían el juego terrestre de los Irlandeses como reflejo y esperanza de sus propias batallas.

Su porcentaje de por vida fue de 881, con 105 victorias, 12 derrotas y 5 empates.

Además de triunfar en el fútbol americano, Rockne se graduó con honores al alcanzar el promedio de 90.52 en una escala de 100.

Colaboro como docente de la escuela de Química junto con el profesor Julio A. Nieuwland, ayudando en la investigación del descubrimiento del caucho sintético.

Fue escritor del periódico de la escuela colaborando con una columna semanal, participo también en la elaboración de los típicos anuarios de la escuela, amante de la música, estudio flauta llegando a tocar en la orquesta de la escuela.

Escribió 3 libros, incluyendo un volumen de ciencia-ficción juvenil. Fue director de los equipos representativos de la escuela, ayudando al diseño del estadio de Notre Dame. Dio varios discursos públicos para una empresa de la época.

Casado con 4 hijos, amante de la vida familiar, el coach Rockne fue todo un ejemplo a seguir para generaciones venideras.