Sáb10242020

Last update11:11:07

El Poder del impacto

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
lambert05.jpgTercer down y una por avanzar en la yarda 22 del equipo ofensivo...... no hace falta ser un sabio para saber que tendencia de juego viene y para saber que el equipo ofensivo intentara una jugada de fuerza de esas mejor conocidas como jugadas de poder.

Tercer down y una por avanzar en la yarda 22 del equipo ofensivo...... no hace falta ser un sabio para saber que tendencia de juego viene y para saber que el equipo ofensivo intentara una jugada de fuerza de esas mejor conocidas como jugadas de poder.

Los corredores saben que independientemente de que logren el primero y diez o de que sean atrapados en la línea scrimmage, serán brutalmente golpeados por los linieros defensivos y los linebackers, que por lo regular son jugadores de mucho mayor corpulencia que ellos.

Ahí es donde los coaches no pueden intervenir, en el carácter con que el jugador llevará a cabo la jugada. Esa es la verdadera mística del football, es lo que logra que algunos jugadores sean los eternamente golpeados y otros sean los golpeadores.

Un contacto le duele igual a cualquier jugador, solo que hay algunos que no tienen la mentalidad para tratar de regresarlo y hay otros que aparte de sentir ese dolor normal, sienten el coraje que da el ser golpeados y su misma naturaleza los obliga a buscar la revancha una y otra vez, sin importarle quien salió victorioso en el ultimo enfrentamiento, a eso es lo que se le conoce como "casta".

En la NFL han habido jugadores que se han destacado por tener esa cualidad, y han sembrado de terror a cualquier cantidad de jugadores que hayan enfrentado, sin importarles tamaño ni jerarquía dentro de la liga, uno de ellos fue Dick Butkus, linebacker de los Osos de Chicago que jugo de 1965 a 1974 y que logro su ingreso al Salón de la Fama en el año de 1979, al ser su primer año de elegibilidad para poder ingresar a este recinto.

 

butkus01.jpg
 butkus02.jpg
 Dick Butkus  Butkus y Tarkenton




Butkus siempre se caracterizo por ser un golpeador nato, destrozaba a todo aquel jugador que osara pasar por su territorio, logrando con esto intimidar a linieros ofensivos, corredores y quartebacks, entre los cuales al recordar sus años como jugadores siempre mencionan que fue un honor el ser tackleados, o contra bloqueados por el mejor linebacker de la historia de la NFL.

Butkus fue un parteaguas en la liga, ya que debido a su gran tamaño, el cual combinaba con una velocidad impresionante para esa época y la agresividad que hasta ahora nadie en el football profesional ha podido igualar, marco un prototipo a seguir para la los buscadores de talento, pero al parecer, al ser creado Butkus, Dios decidió romper el molde para evitar que los demás jugadores salieran lastimados.

butkus03.jpgSu mejor año fue en 1967 en el que lideró a los Osos con 111 tackleadas y 18 sacks, Actualmente, Butkus sé ha convertido en una marca registrada, la cual maneja desde libros de football hasta juguetes con su imagen, además aparece en todo tipo de comerciales de televisión, radio y revistas deportivas en los Estados Unidos, así como participaciones en películas de la NFL.

Otro gran golpeador fue Jack Lambert, Linebacker de los Acereros de Pittsburgh de 1974 a 1984, quien fue pieza clave para la obtención de los 4 títulos de Superbowl que han tenido los Acereros.

Lambert, creo un estilo de juego en el cual su grotesca imagen, acompañada de amenazas cumplidas dentro del campo de juego fue parte del espectáculo y la motivación de la Cortina de Acero.

Siempre que Lambert entraba al campo de juego, la gente esperaba ver jugadas violentas y conatos de bronca, pero siempre dentro de lo legal y dándole un giro a los encuentros de 180 grados.

 

 lambert01.jpg lambert02.jpg
Jack Lambert



Con su espigada imagen y su velocidad para perseguir al oponente, Lambert parecía una felino en persecución cada que una jugada iba hacia el lado contrario de su responsabilidad, llegando a hacer tackleadas que parecían imposibles para cualquier otro Linebacker.

lambert03.jpg "Cada que huelo mi sangre, entro en un estado de alerta similar al de una manada de lobos hambrienta, al cual solo se satisface con la sangre de otro animal", declaro alguna vez a la prensa.

Sin duda, otro de los jugadores que llegaron para quedarse en los recuerdos de los que lo vimos jugar como uno de los jugadores más imponentes que han pisado un campo de juego.

Pero el jugador que marco la nueva forma de jugar de un linebacker en la NFL moderna, fue sin duda Lawrence Taylor, el gran jugador proveniente de la universidad de North Carolina, en 1981.

Los 1.92 metros de altura y los 108 kilos del apoyador, establecieron la medida para su carrera profesional con una brillante temporada como novato durante la cual registró su récord más alto de su carrera con 133 tackleadas, 9.5 sacks, 1 intercepción, 2 fumbles forzados, y 1 balón recuperado.


taylor03.jpgCon una fuerza dominante como Linebacker, Taylor fue nombrado para el pro bowl en cada uno de sus primeras nueve temporadas. Su habilidad para presionar la quarterback cambió la posición del apoyador de una postura de leer y reaccionar hacia un modo más agresivo, en el cual el jugador defensivo tiene el control de la jugada desde el principio de la misma. En la primer temporada de Taylor, los Giants comenzaron una racha de 10 temporadas en las cuales consiguieron seis apariciones en los playoffs y ganaron dos Súper Bowls.


Registró su más destacada temporada estadísticamente en 1986 cuando fue nombrado como el jugador más valioso de la NFL, transformándose en el primer jugador defensivo que lo repite desde Alan Page en 1971. Esa temporada, Taylor registró las capturas más altas de su carrera con 20.5, 105 tackleadas, cinco intercepciones y dos fumbles forzados.

taylorl01.jpgEn un partido de 1988 contra los New Orleans Saints, Taylor, quien estaba sufriendo a causa de un desgarre en un músculo de su espalda, demostró una notable fuerza y determinación. Vistiendo un arnés para mantener su espalda en su lugar, se las ingenió para registrar siete tackleadas, tres capturas, dos fumbles recuperados. Los Giants ganaron 13-12.

Durante 13 temporadas con los Giants, Taylor registró 132.5 sacks, 1,088 tackleadas, 33 fumbles forzados, 10 balones recuperados, y nueve intercepciones. Su total no incluye las 9.5 sacks que registró como novato, dado que los sacks no se tomaron como estadísticas oficiales de la NFL hasta 1982.

Seleccionado 10 veces para el Pro Bowl, Taylor en 1994 fue nombrado miembro del equipo de todos los tiempos.

Fue ingresado al Salón de la Fama en 1998, en una emotiva ceremonia, en la cual su hijo le dedico unas palabras en apoyo a su problema con las drogas, problema que lo ha acompañado desde su adolescencia.

Taylor02.jpg "Cuando todo esto termine, Lawrence Taylor, su fama, su calidad de juego y su lucha contra las drogas serán parte de esta historia", dijo el linebacker con lagrimas en los ojos después de escuchar a su hijo.

Así para las nuevas generaciones que comienzan en este bello deporte y tengan la oportunidad de ver jugar en videos de la NFL a estos jugadores que marcaron época por su rudísimo y eficaz estilo de juego, puedan valorar el trabajo de los nuevos linebackers con el de los linebacker de antaño y sepan a lo que se refieren las personas mayores cuando dicen que el football ya no es igual al que se jugaba en su época.