Sáb10242020

Last update11:11:07

Entre el querer y el poder hacer las cosas

  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
 Es una realidad que todo el mundo pretende hacer un trabajo digno en la actividad en la que se desenvuelva, pero por desgracia para una gran parte, no-solo con ganas se pueden hacer las cosas.

Foto por Jorge IglesiasDespués del pésimo desempeño mostrado en el ultimo juego por el equipo de Pumas CU, siendo aplastado por los Borregos Campus Toluca. Se vieron una serie de fallas en cada departamento del equipo que mostraron a una escuadra carente de tackleo, bloqueo, estrategia, motivación, ángulos de persecución, coordinación, mentalidad, motivación, que puso a reflexionar sobre el trabajo de todos los involucrados en el programa: coaches, jugadores, administrativos y autoridades.

Los jugadores son como la plastilina para un escultor: llega el material en bruto sin forma alguna y esta en manos del artista convertirla en obras de arte. Si la plastilina no es de buena calidad, el artista sufrirá en darle la forma que desea obteniendo resultados tal vez no de su total agrado, pero presentables al público que lo desee, pero si la plastilina es de muy buen calidad, el artista se lucirá con esculturas que pasaran a la memoria de todo aquel que tenga la posibilidad de admirar.

Tal vez este sea el caso del equipo universitario, en el cual el material humano es de buena calidad, pero la mano de los entrenadores no ha sido la adecuada para moldearlos adecuadamente.

Es cierto que el trabajo de los entrenadores es el de enseñar football, pero también es cierto que la actitud que deben de tener los jugadores deberá de ser la adecuada para poder amalgamar el trabajo de ambas partes y dar buenos resultados, pero en este caso tanto jugadores como entrenadores han tomado una ruta equivocada y los resultados han sido de los peores en la historia de una de las escuadras más importantes de México.

Todo el mundo desde la tribuna opina al calor de los errores del equipo, pero tal vez muy pocos aporten comentarios valiosos que puedan ayudar al mejoramiento del equipo, perjudicando en vez de ayudar y a la larga solo queda regresar a casa con una amarga experiencia y esperar una nueva semana con la esperanza de ver mejorado el equipo.

Pero la realidad es mas que obvia, ¿cómo puede levantar a la escuadra un grupo de personas que carecen de la capacidad necesaria para poder enseñar sus conocimientos?.

Foto por Jam MediaNadie duda de la calidad de algunos de ellos en su época como jugadores, los cuales tal vez hicieron historia dentro de los emparrillados, pero si revisamos su trayectoria como entrenadores encontraremos que es muy corta y tal vez poco productiva.

Ahora, de que quieran al equipo y de que en su mente y su corazón este el tratar de ayudarlo a salir adelante tampoco se duda, pero de lo que sí se duda o más bien esta confirmado, es de que tengan la capacidad para poder hacerlo.

Desgraciadamente entre el saber algo y él poder transmitir ese conocimiento a otra persona hay una gran brecha que no todo el mundo logra, o mejor dicho, muy poca gente puede hacerlo y en este caso se juntaron muchas personas con las ganas de aportar, pero sin las facultades para hacerlo, dando como resultado la mala actuación del equipo que hemos visto en esta temporada de liga mayor.

Por otro lado, la culpa no es directamente de ellos como staff de coacheo, ya que ellos solo cumplen con su sueño de ayudar a la institución que los formo y que les brindo unos de los mejores años de sus vidas, pero si podemos culpar directamente a los encargados de la selección y contratación del head coach, ya que ellos sin tener el menor conocimiento del perfil que debe de tener un entrenador en jefe se dejan llevar por las trayectorias de grandes exjugadores y que tal vez no tengan todavía la experiencia para hacerse cargo de una estructura futbolística triunfadora que requiere la Universidad.

Como ejemplo de esto, se podría citar a todos los grandes "profesionistas" (ingenieros, arquitectos, abogados, biólogos, veterinarios, doctores, etc) que han sido contratados como entrenadores en jefe de las diferentes escuadras de liga mayor que ha tenido la universidad en las ultimas 2 décadas, siendo que lo que hace falta realmente en el campo de practicas son COACHES PREPARADOS con records ganadores en diferentes temporadas, que ya hayan demostrado su capacidad a lo largo de una trayectoria triunfadora, ya que la realidad es de que de nada sirve en el campo de entrenamiento un doctor, un abogado o un ingeniero que tienen una nula experiencia en el coacheo. Tal vez este ejemplo sería tan válido como el de llegar a una empresa de programación de sistemas o a un eficiente despacho de Abogados pidiendo trabajo de programador o abogado y a la hora de la entrevista de trabajo decimos que nuestra experiencia es muy amplia en la rama de coacheo, ilógico, ¿no? (aunque algunos jugadores lo han hecho, escribiendo en su currículum que han sido capitán en equipos de intermedia o mayor).

Foto por AP


Tal vez la respuesta del entrevistador seria preguntar, ¿que diablos esta haciendo uno ahí?.

Un head coach, entre muchas otras cosas debe tener la capacidad de imponer un sistema de juego, tanto ofensivo como defensivo y de equipos especiales ( teniendo el pleno conocimiento de cómo funciona el trabajo de cada jugador ante cualquier situación) y su labor será el contratar a tres coordinadores y un plantel de asistentes que se encarguen tanto de implantarlos como de ejecutarlos en las practicas y en los partidos lo mejor que se pueda bajo su supervisión, dependiendo del material humano que se tenga en esa temporada, capacitando a su personal frecuentemente

Otra obligación del head coach es el de saber llevar a su plantel de jugadores en las diferentes etapas de la temporada, es decir, él mentalizarlos en el momento en el que se encuentren desde el principio de las practicas de pretemporada y llevarlos por la mejor ruta para poder tener resultados positivos.

Otras de sus responsabilidades principales es la de lograr que los jugadores se vuelvan realmente jugadores, sin actitudes soberbias ni prepotentes y los coaches realmente coaches.

¿Pero que pasa si algunos jugadores se sienten más capaces de decidir sobre los ajustes y sistemas criticando toda el trabajo del staff y los asistentes se siguen sintiendo jugadores y comportándose como tal?, ahí comienzan los errores y a la larga se verán reflejados en el desempeño del equipo.

Foto por APEl llegar al extremo que mostró el equipo en el partido contra el ITESM Toluca, debe ser tomado por el staff y los jugadores como una alerta roja de lo que han estado haciendo con tantas grilla por parte de los jugadores, tanta soberbia y egolatría por ambas partes involucradas, tantas malas decisiones como estrategas, tantas criticas internas entre los mismos entrenadores que por lógica afectan su credibilidad entre sus jugadores, tanta falta de capacitación y actualización que se ve reflejada en cada jugada y fundamento de los jugadores, tanta falta de capacidad por parte de las autoridades en el proceso de selección del Head Coach y en la decisión de que sigan tantas personas no capaces en la nomina del football americano de la UNAM, que no se les pueden dar las gracias por problema con sindicatos y cuestiones de ese tipo y que de alguna manera siguen metidas en el programa, tanta falta de mentalidad de varios jugadores que se la viven de fiesta soñando que el día del partido van salir en hombros por sus grandes actuaciones y que hasta la fecha no han tenido el criterio para sacrificarse. Tantas y tantas cosas que se tendrán solucionar en su debido momento

Un tema de amplia reflexión que no se puede solucionar con solo unas pocas líneas escritas, pero que tal vez sí puedan dar apertura a la problemática y solución de este problema gigante que atañe a la organización universitaria, pero como siempre... estos son solo puntos de vista que se desean compartir con ustedes, señores lectores.