Sáb10242020

Last update11:11:07

Jugando con la vida

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
En las horas y días posteriores, esperabas el sonido de un avión volando bajo. Lo hacías tan sutilmente como era posible, pero entonces, el retumbo de un jet patrullando interrumpía la conversación, olvidabas la sutileza y saltabas a la ventana para observar. Después, nadie hablaría durante un rato. Por otro lado, todo el área de Washington D.C. se desarrolló en la semana trágica como una competencia surrealista entre el horror televisado y el clima de otoño de una belleza tal que parecía burla. Ya el viernes en la tarde, con el terror en algunos, las preparatorias del D.C. tuvieron el visto bueno para jugar al siguiente día.

www.tackleo.com

Unas cuantas universidades fueron al campo y el equipo de football de la Naval se preparó a entrenar en la academia en Annapolis. Ahora, cuando los jugadores se quedaron callados y observando al pasar un avión, no quedo claro si lo hicieron por temor o porque el cielo se veía demasiado hermoso.

Ese viernes, el coach Charlie Weatherbie, con marca de 1-10 el año anterior a la temporada del 2001 y de 0-2 esa temporada, caminaba entre los campos de práctica, se estremeció cuando supo que aún faltaba de reportarse al cuartel Jonas Panik, liniero de segundo grupo que salió del equipo antes de su último año en 1997 y ahora perdido con los 188 trabajadores que fallecieron en el Pentágono cuando el vuelo 77 de American Airlines chocó con el edificio.

Weatherbie hizo nuevamente una mueca de dolor cuando supo que se creía que al menos 11 graduados de la Academia Naval habían muerto en los ataques terroristas.

Los ex - jugadores ya habían comenzado a navegar. Algunos dijeron que Aster Heaven, estrella de 1996 último equipo en ir a un Tazón y ahora de servicio en el portaaviones USS Stennis, había sido asignado a una locación no revelada.

Excelente receptor abierto" dijo Weatherbie. Y añadió: "supe de Andy Thompson. Fue capitán del equipo en '95. Esta acuartelado en Texas, dijo que solo esperaban. Todos saben que algo grave sucederá pronto".

La semana pasada la academia estaba como todo en y alrededor del D.C, solo que incluso más. Si los residentes se sentían atrapados por una vaga amenaza, la Naval se vio tras una barricada de sacos de arena y guardias de la marina apuntando armas automáticas a todo el que entraba.

Si los viajeros de negocios pensaban que hacer si secuestraban un avión, ellos ya lo sabían, fueron a seminarios de antiterrorismo, si los civiles se sentían intimidados por charlas de guerra y repeticiones interminables y necesitaban huir, los guardias marinos habían oído de la guerra por años.

La practica del fútbol, incluso cuando se cancelo su juego contra North Western es la única opción que tienen para distraerse un poco....." es el alivio de nuestro día"......dijo Ryan Hamilton, Line Backer de último año.

¿ Nuestro futuro?.." El cuerpo de la marina " dice Hamilton. "Seguro".

"Estas aquí por un propósito", dijo el QB senior Ed Malinovski, quien quiere ser piloto.

"Me siento en clase y pienso que si hay guerra, los tipos con los que fui a clase, con los que jugué en primero y segundo año pudieran estar disparando M16's en alguna parte.

Y si continua la guerra, podría ser yo quien disparara. Da miedo y es emocionante, temor porque podría ser yo quien pronto estuviera ahí, emoción porque por eso firmaste: para ser un guerrero, para ir a la guerra, ¿ para qué tener militares si no los vas a utilizar?.

Antes de la practica de aquel viernes, Weatherbie reunió a sus jugadores y les pido olvidar los eventos y los últimos dos días de ejercicios, la ofensiva y la defensiva practicaron una hora y 15 minutos, el aire se lleno de gruñidos y del típico sonido de los shoulders chocando contra los cascos, el dulce olor de hierba rompiéndose de los tacos de los zapatos, él esquinero Matt Furqan se lanzo para atrapar un pase corto y Weatherbie entro al campo con pase firme y visiblemente emocionado gritando: " de eso estoy hablando " ¡! Que manera de competir!!...

Para Hamilton prometía ser una larga noche, como oficial de servicio debía de velar en su turno que terminaba a las 6.30 A.M del sábado. "Esta tarde me responsabilizo de la compañía," dijo Hamilton, "creo que estará tranquilo".

Pero no podía estar muy seguro, de hecho nadie lo estaba. Nadie se sentía a salvo, por eso, la mayoría de las otras escuelas de la división I-A y I-AA cancelaron sus juegos y el distrito de COlombia pospuso todos sus partidos del sábado. La NFL también cancelo.

Solo jugaron los colegios pequeños cuyos rivales no necesitaban de volar a Washington y sus partidos fueran tranquilos. Se llevo a cabo un interminable minuto de silencio en cada evento que se realizo, y así los jugadores de las escuelas militarizadas vieron por primera ves que el verdadero objetivo de estar en la naval o en la Army es el de defender su bandera, pero esta ves desde una perspectiva totalmente diferente que dentro de los emparrillados.