Sáb10242020

Last update11:11:07

“No sabemos trabajar en conjunto”... un análisis más profundo

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 


En cada competencia internacional de cualquier disciplina deportiva ( llámese como se llame), se da el mismo fenómeno que acabamos de ver en el pasado Campeonato mundial de fútbol americano, en el cual con una supuesta superioridad técnica por parte del representativo Mexicano, los resultados son adversos a la causa que defendemos.

Todos los que no estamos involucrados directamente dentro del evento lanzamos insultos a los dirigentes, organizadores, coaches y jugadores al ver los resultados negativos.

Damos supuestas soluciones a la problemática que tuvo enfrente el equipo Mexicano, y decimos que jugadas fueron bien mandadas y cuales no, haciendo un Análisis más profesional que el mismo coach Madden, campeón del Súper Bowl con el equipo de los Raiders en la época de los 70’s, además de creer tener la sabiduría para haberlo podido hacer mejor que el responsable en turno, según nuestra óptica general.

¿Pero que es lo que sucede cuando por azares del destino la moneda cae del lado contrario y toca de alguna manera a los críticos participar en algún evento de esa naturaleza?. Volvemos a cometer una cantidad de errores igual o mayor que los representantes anteriores y volvemos a caer en la misma situación que hemos vivido como deportistas Mexicanos, la cual esta llena de “derrotas gloriosas” en el mejor de los casos o de plano en derrotas vergonzosas, como es el caso de la delegación Mexicana que acaba de perder el Campeonato Mundial en Alemania el pasado fin de semana.

Esto, no es mas que una muestra de nuestra “pequeña” mentalidad como Mexicanos: todo lo vemos y decimos en diminutivo y en el fondo es así como se nos acostumbro a ser: Pequeños.

¿ Cuantas veces no se oyen o se dicen frases similares en el transcurso del día?,
Porque en vez de decir “tu” humilde casa, no se nos educa para decir, pásale a mi casa y te la ofrezco con todo gusto.

Otro error en nuestra educación es el famosísimo “Mande”, mande usted, patrón o al contestar un llamado, “¿si, mande?. Así eran obligados los antiguos Mexicanos a decirle a los españoles en la época de la conquista, los cuales a través de violencia sometieron a todo un pueblo a sus caprichos, pero si eso paso hace ya 500 años, ¿porque se nos quedo la costumbre de decir “mande”?

Esa forma de ser, supuestamente “decente y educada” a la larga nos desarrolla un complejo de inferioridad en el subconsciente, que por desgracia se nota en cualquier tipo de eventos internacionales.

Otro punto en contra es la falta de carácter que tenemos para decir las cosas de frente y sin rodeos. Nunca queremos ofender a nadie y preferimos guardarnos muchas cosas para que la gente no se “sienta”, pero por atrás opinamos lo que no nos parece sin darnos cuenta de que a la larga resulta contraproducente el no decir algo que a lo mejor tenia compostura a tiempo y por callarlo ya no se puede remediar.

A los Alemanes se les educa a que las personas que más se ríen es porque son más tontos, a los Japoneses se les educa a que si no tienen nada más importante que decir guarden silencio y no lo digan, a los Estadounidenses se les educa a que el triunfo es lo único que vale la pena en cualquier actividad que realicen, tengan que pasar sobre lo que tengan que pasar, además de que una gran cantidad de culturas no ven bien el contacto físico a menos de que sea necesario ( incluido el dar la mano para saludar).

Ahora ¿imagínense como nos verán cada delegación cuando se bajan del avión un grupo de 70 personas muertas de la risa, dándose de abrazos y comentando todos al mismo tiempo toda la bola de situaciones cómicas que tuvieron que sortear para llegar a su destino final? Ahí empieza la diferencia.

Otra gran característica de importancia es la disciplina personal, la cual por desgracia no es algo que nos caracteriza. Si súmanos esos errores de mentalidad general de nuestra sociedad, podríamos ver que por ahí va la falla que tenemos en eventos deportivos internacionales.

Ahora, lo importante de las cosas malas seria el aprender de ellas para que en un futuro no las volvamos a cometer y tener así un avance significativo a la otra vez que nos toque representar a México.

Pero en nuestro caso como ciudadanos Mexicanos parece que la memoria no existe, ya que olvidamos con una gran facilidad cosas que en un futuro nos servirían para poder componer una gran cantidad de situaciones y lo peor del caso, nos gusta hacernos de la vista gorda, quedarnos callados y ser “optimistas” para la siguiente oportunidad de competir, pensando en que regresaremos con todas las “palmas y glorias “ del evento en el que participamos, cuestión que al final nos causa una gran frustración cuando vemos que las cosas no se dieron como lo esperábamos.

Pero detengámonos y analizando un poco mas profundo los acontecimientos pasados:

- ¿Cómo pensábamos que podíamos ganar un mundial sin conjuntar con tiempo atrás una selección y darle el tiempo necesario para entrenar?, y sobre todo conjuntarse como individuos, ya que las relaciones humanas son de suma importancia para el buen desarrollo de una comunidad en general.

- ¿Cómo pensábamos que podíamos ganar un mundial con una inexistente logística desarrollada por un personal no capaz para ello, ( aunque en el papel eran varios nombres encargados para ello)?. Además que en el pasado campeonato mundial juvenil ya lo habían demostrado con la logística del viaje, en el cual ni siquiera las visas de la mitad del equipo pudieron conseguir, o por lo menos decirle a los jugadores a tiempo para que ellos las tramitaran, teniendo que llegar a la frontera a buscar visas emergentes a un costo mas alto y además sin dinero para sacarlas.

Los resultados: pésimos, aunque el Presidente de la Federación diga lo contrario para defender su chamba. Risible, pero cierto.

- ¿Cómo pensábamos que podíamos ganar un mundial con una selección mas “localista” que nada y armada con mas misterios y cosas chuecas como lo fue el famoso TryOut que organizo la Federación Mexicana, siendo que ya hasta tenían la lista de seleccionados por debajo de la manga?, lo cual demuestra una total falta de capacidad, visión y ubicación por parte de la Presidencia de la Federación, encargada del evento a nivel nacional.

Ahora, no seria culpa de la Federación si las cosas se hubieran armado al vapor para todos los equipos, pero con mas de 3 meses de tiempo para poder hacer algo bien, los demás equipos si supieron armar un buen planteamiento de jugadores y sistemas de entrenamiento, mientras que en México nos dedicamos a esconder los proyectos para cuidarnos de la grilla y el que dirán, sin darnos cuenta de que el tiempo se venia encima, al grado de no poder ni siquiera conseguir boletos para el equipo en el mismo vuelo teniendo desde 3 meses antes la fecha del viaje. Es realmente increíble.

La designación del coach fue buena, Edmundo Reyes es un excelente coach, pero parte del Staff que le asignaron (¿o él asigno? ) tuvo muchísimas fallas, destacando uno o dos coaches que han pasando sin pena ni gloria por los lugares en los cuales han estado como entrenadores y que fueron invitados para quedar ”bien” ante la comunidad de la Federación Mexicana de Football Americano y salvándose algunos otros de la quema, pero desgraciadamente dos o tres pares de ojos no ven igual que 10, que aunque anden con su tablita en la mano apuntando tonterías, no marca la diferencia en un juego de ese nivel.

Los jugadores encargados de representar a México tampoco tienen la culpa, ellos con gusto asistieron a representar a su país dejando una semana de sus vidas personales en un viaje totalmente incomodo en el cual desde la salida retrasada empezó como mal augurio, teniendo que ser desviados a otra ciudad en un largo retraso, la conjunción del equipo llegando a Alemania, el cambio de alimentación, el horario totalmente inverso al que están acostumbrados, etc., etc.

Que es cierto que sobraron algunos jugadores y faltaron otros, pero ese punto siempre será cuestión de gustos y criterios, lo cual es totalmente respetable. Pero ellos hicieron su mejor esfuerzo, y de eso si estamos seguros.

Que si debió de correr o debió de pasar, también son puntos totalmente respetables, ya que solo el coach sabia su estrategia de juego.

Pero entonces, ¿ en donde esta la clave para poder dar la vuelta a la hoja y comenzar con una nueva historia de resultados y mentalidad ganadora?

Desde un punto de vista muy personal, el principal punto es aprender a trabajar en conjunto.

El coach es bueno, los jugadores son buenos, la afición es buena, ¿que es entonces lo que esta mal?. La organización de las cosas y el no saber trabajar en conjunto, olvidándose de sí son chilangos, regios, poblanos etc.

Que si por ser regios somos mejores y llamo a mas jugadores, que si por ser chilangos tienen mas antigüedad y merecen mas y esa bola de estupideces que solo reflejan una sociedad totalmente retrograda.

La idea surgida en nuestro foro de Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla por alguno de los participantes de poner a un entrenador retirado como Manuel Neri como entrenador de selecciones, el cual sin compromisos con ninguna institución o liga, el cual seleccionaría a lo mejor de nuestro football es una de las mejores opciones que se han he oído en varios años. Tal vez esa sea la verdadera solución.

Por parte de los organizadores, definitivamente hacen falta gente con una visión totalmente diferente, gente joven sin afán de lucro, con capacidad de critica y autocrítica, con seguridad en sus acciones y decisiones, olvidándonos de sí algo le conviene a algún gremio en especifico para quedar bien con ellos, y viendo solamente por el bien del fútbol americano.

Gente que no siga la “ola” negativa de tantos años, generada por los grandes saqueadores de cuello blanco de nuestro deporte y que ahora pretendan hacerse cargo de la misma, los cuales dejo a su imaginación sin temor a que hayan muchas fallas en su banco de memoria.

Y lo más importante: el tener la capacidad de unirnos como Mexicanos y juntos tener el carácter para poner en su lugar a tantos malos dirigentes.

Después de la sufrida victoria de México sobre el equipo Alemán, algunos reporteros “chayoteros” que en su vida se pusieron un casco comentaron en tono de burla que los ”periodistas pseudo-expertos” se habían equivocado al dar sus impresiones negativas hacia la selección, sin darse cuenta que la critica no era a los jugadores y staff, sino a la forma en que estaba siendo organizada.

Otros se burlaron de la forma en que llego toda la delegación japonesa diciendo en tono irónico que llegaron en un plan “kamikaze”.

Ahora, después de los malos resultados solo nos queda decirles a los mismos periodistas que es una verdadera lastima que existan líneas editoriales sin el carácter para ser veraces, prefiriendo seguir la “ola” para no quemarse o ver si agarran un hueso en algún momento que su periódico se canse de ellos y tengan necesidad de trabajar, sin darse cuenta del mal que le hace al football americano y al país en general la prensa vendida o “chayotera” como es vulgarmente conocida