Sáb10242020

Last update11:11:07

# 40 - Edgar Cervantes: Fullback Iowa Hawkeyes

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Edgar Cervantes es el Fullback del equipo de la Universidad de Iowa. Portando del numero 40, Edgar es el primer mexicano en haber jugado el Tazón de la Naranja en el backfield de un equipo colegial de la NCAA, además de haber participado en los equipos especiales, logrando una de las jugadas más importantes durante el Tazón, tackleando fuertemente al regresador de patada, dejando a los Troyanos en su yarda 1, con lo que parecía que los Hawkeyes detendrían y estarían muy cerca de anotar para empatar el juego en el tercer cuarto. Sin embargo el Tazón fue perdido ante los Troyanos del Sur de California de Carson Palmer ganador del trofeo Heisman del 2002.

Edgar Cervantes mexicano nacido en Michoacán emigro a los Estados Unidos con su familia en 1989 a la edad de 8 años, creciendo en Maywood, CA cerca de la ciudad de Los Angeles. El comenzó a seguir y jugar el football principalmente por la influencia de su hermano, quien lo motivo para iniciar a practicar football desde el middle school y high school posteriormente, donde se convertiría en uno de los mejores atletas siendo el estrella del equipo de football y volleyball de Bell High School.
  
Edgar tuvo impresionantes records en el high school como corredor y linebacker. Registro 132 tackleadas en su ultimo año, 60 de ellas fueron individuales, tuvo cinco intercepciones, registro 97 tackleadas y tres intercepciones en su penúltimo año y en su segundo año corrió 90 veces para 600 yardas. Fue el capitán de su equipo en sus dos últimos años y el MVP durante su segundo y ultimo año. En el Volleyball fue nombrado el jugador del año estatal. Jugando en los mejores niveles de high school, él sabia que podría ser reclutado por alguna universidad y así seguir practicando el football.

"Creo que algo muy importante son los coaches de high school para poder llegar a colegial, ellos te ayudan bastante y te direccionan por el mejor camino además de que aprendes bastante de ellos. Aun sigo platicando con mi head coach cuando tengo dudas acerca de jugadas o de trabajos en la universidad", comento Edgar.

De 1.91 mts y 109 kilos, gracias a su habilidad y agresividad, que es lo que ha caracterizado a este jugador, tuvo ofertas de distintos equipos como USC, Oregon, Wisconsin y Iowa. "La decisión que tome por el equipo de Iowa fue básicamente porque el head coach Kirk Ferentz visito personalmente mi casa y hablo con mis papas, explicándoles el programa, por lo cual me convenció ya que fue algo muy respetable hacia mi familia y para mí".

Edgar Cervantes llego al equipo de Iowa como linebacker y paso un año de su carrera colegial como red-shirt, preparándose para jugar con el equipo. En su primer año participo como linebacker y en equipos especiales. En su segunda temporada le ofrecieron la posición de fullback la cual tomo al ver mejores posibilidades de ser el abridor. Desde ese día Cervantes ha sido el Fullback de Iowa convirtiéndose en uno de los mejores fullbacks de la Conferencia Big Ten en la NCAA División I.

El equipo formado por el head coach Kirk Ferentz empezó a recoger frutos cuando se presentaron en el Alamo Bowl en el 2001 ante el equipo de Texas Tech, donde salieron victoriosos por 19-16. Fue el primer Tazón colegial para Edgar.

Junto con él se encuentra su compañero de high school Ramón Ochoa, jugador de origen mexicano nacido en California. Los dos fueron tomados por el equipo de Iowa y por lo cual mucha gente aun se pregunta porque decidieron salir de la región que los vio crecer y donde el estándar de jugadores se queda a jugar.

"Creo que ahora se están empezando a dar cuenta que el hispano no es el prototipo que todos creen, hay jugadores grandes, fuertes y con un gran nivel. Yo siento que están volteando a ver a los jugadores hispanos. El salir de California y llegar a Iowa fue distinto, la gente es distinta y muy agradable."

En el 2002 ya en su tercer año y abridor como Fullback y especialista en equipos de patada de despeje, se consolidaba como uno de los mejores jugadores en las dos posiciones. El Tazón de la Naranja fue el premio al trabajo de toda una temporada. Pelear por una posición en el BCS, a pesar de que no era el juego de campeonato, el Orange Bowl podría tener implicaciones en el resultado final del BCS.
  

"El Orange Bowl es una experiencia que no puedo cambiar por nada. El estar ahí es lo máximo que me ha sucedido, es una experiencia única y fue el premio a todo el trabajo desarrollado durante la temporada," comentaba Edgar Cervantes. "En Iowa los aficionados llenan los estadios, están locos por el equipo de football y es muy motivante ver como te apoyan, pero en el Orange Bowl fue muy diferente, mi familia, mis amigos y gente de varias partes del país siguiendo uno de los juegos más importantes del colegial, es algo incomparable".

A Edgar no solo lo motivaba jugar un Tazón de esta magnitud, sino jugarlo ante USC, los mismos que lo reclutaron pero que no mostraron realmente el interés que él deseaba.
   

El ambiente estaba puesto, el ganador del Trofeo Heisman, Carson Palmer, jugadores de USC como Troy Polamalu, Justin Fargas y Brad Banks QB de Iowa, candidato al Heisman, Dallas Clark, Edgar Cervantes y otros nueve prospectos para el draft de la NFL por Iowa, con dos equipos de la Costa Oeste jugando por primera vez en el Orange Bowl.

Edgar tuvo una actuación maravillosa bloqueando al pie de la letra, corrio solamente 3 veces para 7 yardas y regreso un kickoff de 15 yardas. Edgar no ha sido el fullback que ha acarreado la bola tantas veces como en otros sistemas ofensivos, sino que es un gran bloqueador, seguro, constante y muy agresivo, que le valió la temporada pasada recibir el trofeo "Hawkeye Hustle" junto con Dallas Clark y Brad Banks.

"Yo juego para el equipo, no estoy realmente enfocado en ser individualista. Mientras ganemos y lo sigamos haciendo, realmente no importa si la atención es en mi o en otros jugadores. Siempre y cuando yo cumpla con mi trabajo, y los coaches estén felices con eso, eso es lo que realmente importa".

Desde que salió de México ha regresado algunas veces principalmente a la Ciudad de México, donde se encuentran familiares de él y en sus visitas ha asistido a juegos de la Liga Mayor de México. "Alguna vez vi a las Aguilas Blancas en un juego, no estaban mal, pero siento que en México falta todavía mucho para alcanzar el nivel del Colegial de Estados Unidos, tal vez el tamaño y la velocidad".

De todos modos Edgar sabe que el camino no es muy largo para algunos mexicanos, ya que ve con gusto que haya tres jugadores de extracción mexicana, hechos en las ligas de football de México probándose en la NFL. Por su parte, su desarrollo fue formado en las escuelas de California donde se juega un nivel de football muy alto.

"En el Sur de California jugar en los high schools de las divisiones más fuertes te da mayores posibilidades, existe mejor técnica comparado con escuelas como en Texas. En Texas encuentras muy buenos atletas, pero falta mucha disciplina".

Edgar Cervantes se gradúa en Diciembre de este año y espera estar listo para ser llamado por la NFL, sus deseos están en regresar a California, ya sea con los 49ers o los Raiders de Oakland. Ante todo no deja atrás la posibilidad de no ser reclutado y desarrollar su carrera profesional, pero él sabe que los jugadores de la Universidad de Iowa son vistos por muchos scouts de la NFL y estará jugando al máximo para que llegue el día.

Algunos de los pronósticos de gente experimentada que escriben de football en los Estados Unidos acerca del draft de la NFL, no descartan a Cervantes para el draft de la NFL del próximo año y lo ponen como prospecto para salir en la 4ta ronda en general. Edgar no ha necesitado correr el ovoide tanto para demostrar su calidad, pero ha demostrado ser el poderoso fullback que muchos equipos estarán buscando la próxima primavera.